• 26 de febrero de 2024 18:03

5 estrategias infalibles para proteger tus datos personales en Internet

El Internet se ha convertido en un espacio inseguro y lleno de amenazas que podrían destruir tanto tu vida personal como la profesional. No importa lo cuidadosos que seamos, nunca podemos sentirnos 100% protegidos de lo que nos espera en este lugar tan esencial y tan peligroso.

Evidentemente, no podemos dejar que el Internet nos coma. Es fundamental implementar las soluciones más avanzadas para incrementar la protección de nuestros datos a la hora de navegar por el Internet o descargar archivos en nuestro dispositivo.

Para usar el Internet con tranquilidad y tener protección alta contra los robos de identidad, vendedores de datos, suplantación de identidad y otras estafas similares que podrán afectar a tu privacidad y abrir la puerta a nuevas dificultades, es esencial aprender a reconocer la trampa y no caer en ella.

Sigue leyendo para ver las 5 estrategias potentes para proteger tus datos personales en Internet.

¿Cuáles son los mayores peligros en Internet que podrían afectar a mi información personal?

Los ataques cibernéticos ocurren muy frecuentemente, especialmente porque muchos datos personales circulan por el Internet. Una buena parte de la población usa redes sociales, paga online con la tarjeta de crédito, y muchas veces, sin saber, comparte los datos personales con anunciantes que ellos usan para sus campañas de marketing. Lamentablemente, este no es el único riesgo que enfrentamos.

El uso global de Internet ha abierto la puerta a muchas estafas que afectan a la privacidad de los usuarios. Por ejemplo:

  • Robo de identidad: Robos de identidad ocurren en varios niveles y se hacen para usar la tarjeta de crédito que no sea tuya, chantajear a la gente que (no) conozcas, o engañar a alguien en Internet.
  • Suplantación de identidad (phishing): La suplantación de identidad, o phishing, ocurre muy frecuentemente ya que pocos usuarios pueden reconocerla realmente. En este caso, una persona, o un conjunto de personas, se presenta como una institución financiera que te ofrece ayuda en cambio de tus datos personales. Estos engaños suelen hacerse a través de correo electrónico o teléfonos móviles.

Estos ejemplos son una pequeña parte de ataques cibernéticos que ponen tu identidad en riesgo. Ahora que sabemos qué peligrosos pueden ser, es la hora de aprender cómo reconocerlos y cómo protegernos.

1.    Implementa un programa de antivirus

Un antivirus es un arma potente para proteger tus datos del uso no autorizado. Un antivirus ofrece protección contra varios tipos de ataques cibernéticos, incluso malware, ransomware, trojan, y otras amenazas que podrían afectar a nuestra seguridad en Internet.

Las soluciones más avanzadas ofrecen protección contra phishing y similares intentos de robos de identidad en tiempo real. Una vez instalado, este programa te advertirá del peligro al que te enfrentas. Así, un antivirus impide que entres en un sitio turbio o que reveles los datos personales a una compañía fingida.

Aunque todos tenemos un antivirus gratis ya instalado en nuestros ordenadores, esto no basta. Si usas el Internet cada día para completar tus tareas, hacer compras, o comunicarte con los clientes, es fundamental implementar un programa de antivirus que ofrece un nivel de protección más alto de lo que ya tienes. De esta manera, tu red estará protegida de los ataques que podrían dañar tu reputación o afectar a tu negocio.

2.    Cierra sesión cada vez que uses el ordenador que no sea tuyo

No siempre tenemos nuestros ordenadores a mano. En estos casos, la mayoría de nosotros usará un ordenador en la universidad, en la biblioteca, o en un café. Aunque todo esto suena legítimo, recuerda que los dispositivos que cualquier puede alquilar son propensos a robos de identidad.

Esto ocurre porque la gente se olvida de cerrar sesión de correo o perfiles en redes sociales cuando devuelve el ordenador. Como resultado, la siguiente persona que lo usa tendrá acceso a las cuentas y la información personal de los usuarios anteriores.

Si a menudo usas los dispositivos de alquiler, no olvides configurar la autenticación en dos pasos. De esta manera, recibirás una advertencia de que alguien está usando tu cuenta desde una IP desconocida, o un código que deberás introducir para confirmar la posesión de la cuenta. Así puedes proteger tus datos personales incluso cuando dejas la sesión iniciada en otro ordenador.

3.    Ten cuidado de las aplicaciones que piden acceso a tus datos personales

Seguramente te has dado cuenta de que varias aplicaciones piden acceso a tus datos personales, incluso calendarios y contactos. Y cuando queremos utilizar la aplicación que nos muestra cómo nos veremos cuando envejezcamos, no pensamos en el precio que pagamos por usar ese servicio. Solo en este caso, el precio no se expresa en dinero, sino en los datos que damos inconscientemente.

Aunque es difícil resistirse a los encantos de estas aplicaciones, recuerda que la seguridad es lo primero. Además, ¿quién realmente quiere saber cómo se verá en 30 años?

4.    Usa contraseñas seguras y complejas

Robos de datos a menudo ocurren cuando alguien es demasiado vago para crear una contraseña sólida y segura. La contraseña más usada en el mundo es 123456, y mucha gente la usa hoy para crear sus cuentas en redes sociales u otras plataformas. Y es un error que no se debe permitir.

Cuando creas nuevas cuentas en Internet, cuenta con las reglas básicas de construir una contraseña segura. Añade símbolos, combina mayúsculas con minúsculas, agrega números, y forma una contraseña que nadie puede adivinar. Esto es de valor importancia a la hora de proteger tus datos financieros, correo electrónico de negocios, y más.

5.    Navega en modo incógnito

Si no quieres que los anunciantes usen tus datos para diseñar las campañas de marketing según tus hábitos, te recomendamos usar la navegación en modo incógnito, o navegar de forma privada. Así, no se almacenarán tus datos de búsquedas y se evitarán los algoritmos de publicidad.

Si quieres agregar una capa de seguridad adicional, puedes instalar complementos como Ad Blocker, que bloquearán las publicidades que molestan tu navegación.

Conclusión: ¿Es realmente posible proteger nuestros datos personales en Internet?

Como vivimos en un mundo peligroso donde estas estafas ocurren frecuentemente, nunca podemos estar completamente seguros de que nuestra información personal está protegida. Aun así, es posible evitar las trampas.

Como hemos visto, existe una variedad de programas que podemos utilizar para aumentar la protección de datos en Internet, o simplemente podemos darnos más cuenta en lo que encontramos en el mundo digital.

¿Conoces más estrategias para proteger la información personal en línea? No dudes en compartirlas en comentarios.