• 23 de junio de 2024 21:47

¿En qué consiste el servicio de Kubernetes?

Kubernetes as a service facilita a las empresas la gestión y mantenimiento de sus aplicaciones

Kubernetes (k8s) es una plataforma de código abierto desarrollada originariamente por Google y mantenida en la actualidad por Cloud Native Computing Foundation. Está enfocada al despliegue y gestión de contenedores, estos son unidades de software que empaquetan código para la ejecución de aplicaciones y microservicios en diferentes entornos.

Kubernetes coordina estos contenedores con la infraestructura IT de la empresa para asegurar el óptimo funcionamiento de aplicaciones y microservicios, con todas las garantías de protección, rendimiento y disponibilidad.

Kubernetes as a Service (KaaS)

En la actualidad, hay empresas especializadas como Alhambra IT que brindan la oportunidad de beneficiarse de todas las ventajas del sistema kubernetes sin necesidad de dominarlo, para que las empresas puedan desplegar de manera rápida y sencilla, con unos pocos clics, sus clúster con nodos para ejecutar aplicaciones en contenedores.

Este tipo de servicios tienen como ventaja que se pueden integrar al 100% con los de cualquier nube, ya sea pública, privada o híbrida, y también tienen un fácil despliegue, al poder gestionarse desde un único lugar y hacerse a partir de plantillas. Todo ello con un máximo control de las VApps o máquinas virtuales alojadas en el clúster.

Además, el KaaS puede integrarse a la perfección con los data center virtuales que tenga la empresa, y asegura una plena consistencia entre todos sus entornos de trabajo, ya sean de desarrollo, pruebas o producción. De manera, que las aplicaciones funcionarán igual en un dispositivo de trabajo que en la nube.

Otras ventajas de los servicios KaaS

Con Kubernetes as a Service es posible un escalado automático de las aplicaciones en función de la demanda, con lo que ello implica en optimización de recursos y manejo de picos puntuales de carga. Mientras que si algún contenedor tiene algún fallo o problema, puede reiniciarse automáticamente, o de modo similar pueden sustituirse nodos, eliminarse contenedores, etc. Acciones que se desarrollan sin necesidad de intervenir manualmente, al autoejecutarse de acuerdo a las políticas definidas por el usuario.

Asimismo, a la hora de realizar actualizaciones en las aplicaciones, estas pueden seguir estando disponibles, algo clave para las empresas que precisan mantenerlas siempre operativas, en los casos en los que por ejemplo soportan un servicio online para sus clientes. También, KaaS puede ayudar precisamente a la distribución del tráfico entrante.

A todo lo referido, hay que añadir que la mayoría de proveedores de Kubernetes as a Service facilitan la integración con servicios de terceros, para poder cubrir las distintas vertientes necesarias para una gestión completa y una adecuada monitorización de las aplicaciones.

Adicionalmente, contar con proveedores especializados permite beneficiarse de las mejores prácticas en configuración de Kubernetes, lo que posibilita desde maximizar el rendimiento del sistema hasta garantizarse la aplicación de los más altos estándares de seguridad.

En definitiva, al contratar un servicio de Kubernetes gestionado por especialistas las empresas pueden despreocuparse de la infraestructura y el mantenimiento de las aplicaciones, que consume mucho tiempo y recursos, para enfocarse en el desarrollo que es el ámbito en el que más valor añadido pueden aportar.