• 21 de julio de 2024 03:21

La plataforma Tyba para jóvenes, te destaca entre los demás

Hace poco más de dos años Jorge Schnura, Eiso Kant y Philip von Have eran tan solo tres alumnos que cursaban ADE en el Instituto de Empresa. Tenían ambición, aunque nunca pensaron que su futuro iba a dar un giro de 180 grados mientras buscaban una buena empresa en la que hacer prácticas. “Estábamos enviando currículums para diferentes puestos cuando nos dimos cuenta de que era un proceso muy ineficiente”, comenta Jorge Schnura, uno de los fundadores de Tyba.

Insertar el CV en varios portales de empleo es un proceso largo y tedioso, además, cuando se trata de jóvenes sin experiencia, los CV son prácticamente iguales. Así es como surgió la idea de Tyba: “Comparamos nuestros currículums y nos dimos cuenta de que, a pesar de ser personas muy diferentes, nuestros CV parecían idénticos, no reflejaban nuestra personalidad, vivencias, aficiones o habilidades, y se nos ocurrió que los posibles empleadores también podrían ver en esto un problema”, asegura Jorge.

El siguiente paso fue lanzarse a la calle y comprobar sobre el terreno, a través de llamadas y reuniones con más de 60 profesionales de Recursos Humanos que, efectivamente, les resultaba muy complicado encontrar becarios y juniors con las competencias que buscaban. Una vez confirmada su  tesis, estos tres estudiantes empezaron a crear su primer proyecto empresarial.

Al principio, trabajaban desde casa, pero poco a poco su idea fue tomando forma y muy pronto invirtieron en el alquiler de su propia oficina. Hoy, tan solo 2 años después, Tyba cuenta con más de 700 empresas reclutando desde su plataforma y un equipo formado por 21 profesionales de doce nacionalidades diferentes.

Tyba, una plataforma diseñada por y para jóvenes.
Tyba es una plataforma que conecta a los jóvenes con empresas y posibles empleadores que buscan perfiles junior para incorporar a sus plantillas. La principal ventaja de esta herramienta es que los candidatos pueden incluir en sus perfiles datos relevantes de su personalidad, habilidades, experiencias e intereses de manera visual, permitiendo a las empresas entender mejor quiénes son y cómo encajarían en la empresa.

Jorge Schnura nos cuenta que Tyba cuantifica la información sobre los candidatos y hace un análisis de los mismos para ofrecer a cada empresa un número abarcable de aspirantes que encajan en el puesto en cuestión y que están interesados en el mismo. De esta forma, la herramienta aprende y mejora el sistema de selección, ofreciendo a las empresas solo los candidatos más acordes al puesto y, a los jóvenes, ofertas de trabajo que verdaderamente les interesan. “Es como un departamento de recursos humanos que funciona de forma automatizada y va mejorando progresivamente”, asegura Jorge.

“Una start-up de Internet no tiene que ser perfecta desde el principio”.
En España hay muchas y muy buenas ideas, pero la mayor parte de éstas acaban en el olvido porque la mayoría de la gente piensa que cuando lance su empresa, ésta tiene que ser perfecta, sin embargo, Jorge asegura que no es así, y que igual que hizo en su momento Faceboook, Google o Amazon, “a la hora de poner en marcha una start-up de Internet, lo importante es salir rápido gastando lo menos posible, testar el producto e irlo mejorando”.

Así lo hicieron estos tres jóvenes emprendedores, que también tuvieron pequeños errores a la hora de montar esta start-up. “Empezamos casi sin querer, desde casa y con un modelo de negocio muy claro en mente, C.V. 2.0 para universidades”.  Sin embargo, gracias a una mentalidad flexible, solucionaron su error a tiempo, ya que el público hacia el que querían dirigirse no era el correcto, al menos no en España. “Hubo algunas universidades, las más abiertas e innovadoras, como el IE, que sí apostaron por nosotros. Sin embargo, la mayoría de universidades públicas no querían arriesgarse a colaborar con nuestro proyecto”.  Hoy por hoy, Tyba tiene un modelo de negocio diferente, dirigido directamente a las empresas que buscan talento entre los jóvenes.

De España al Reino Unido y vuelta a España en busca financiación.
Los jóvenes fundadores de Tyba pronto vieron que su idea tomaba forma y tenían una empresa real entre manos. Entonces fue cuando decidieron marcharse al Reino Unido convencidos de que allí les resultaría más fácil establecer la empresa y conseguir financiación. No tardaron mucho en darse cuenta de su error y volver a España porque “aquí hay muchas más vías de financiación pública y los costes son más bajos”, reconoce Jorge y añade, “el único problema para emprender en España está en la mentalidad, y en la burocracia que existe, pero es un trámite necesario si quieres sacar adelante una empresa”. En sus primeros pasos en España, estos tres emprendedores buscaron posibles vías de financiación y encontraron el apoyo que buscaban en empresas públicas como Enisa o el ICEX. Éste último no sólo les otorgó financiación sino que además les proporcionó orientación y asesoramiento para la internacionalización de Tyba, poniéndolos en contacto con fuentes de financiación, tanto públicas como privadas.

A día de hoy, Jorge, Eiso y Philip continúan solicitando nuevas fuentes de financiación, como el programa Eurostars, un instrumento clave del Programa Horizon 2020, cuya labor es la de ayudar a PYMES a innovar y competir a nivel internacional.

Desde su corta pero intensa experiencia, Jorge anima a todos los jóvenes con una buena idea a lanzarse a la piscina tratando de invertir lo menos posible, alejándose (al menos al principio) de los peligrosos créditos bancarios y buscando financiación a través de instituciones como Enisa, ICEX o CDTI, aceleradoras como Lanzadera, Wayra, Grupo Intercom o Mola, etc., o asistiendo a eventos de networking y contacto con inversores como Startup Europe Roadshow, Start-Up the Fusion o South Summit, por mencionar algunos.