• 16 de julio de 2024 17:51

Sácale partido a la cámara de tu smartphone

Cuando en el principio de los noventa inicié mi carrera profesional en el mundo audiovisual, jamás pensé que llegaría el día en el que un teléfono móvil (por entonces, eso de “Smartphone” no existía), pudiera llegar a competir en calidad con las costosas cámaras de vídeo que usábamos en aquella época. Por poner un ejemplo, una cámara Betacam Digital, solía costar muchísimo, ya que era el tope de la calidad profesional. Por dar algunos datos, grababa en 4:3 (nada de 16:9) y con una calidad de vídeo estándar (SD) de 720×576 (576i).

A lo largo de los años he ido probando distintas cámaras y comparándolas con otros dispositivos de grabación. Mi conclusión es que los smartphones de hoy día, dan una calidad excelente. Incluso he llegado a “colar” imágenes grabadas con mi iPhone en documentales y reportajes y en la mayoría de los casos ni se nota. Por supuesto, mezcladas con otras grabaciones realizadas con cámaras de vídeo profesionales, lo cual tiene más mérito.

La realidad es que un Smartphone de marca conocida y precio medio, puede dar unos resultados impresionantes a la hora de grabar nuestros propios videos. La clave está en saber cuáles son las características técnicas del dispositivo móvil, algo que a priori puede parecer sencillo pero que requiere de algunos conocimientos mínimos de cómo funcionan las cámaras de vídeo.

Completo menu de video en el s5
Para empezar, hay dos smartphones actuales que he probado y que, bajo mi parecer, tienen capacidades suficientes para realizar grabaciones de vídeo de calidad: el iPhone 6 y el Samsung Galaxy S5 (smartphone que pueden encontrar en T-Mobile). Vamos a analizar y explicar las características técnicas relacionadas con la grabación de este smartphone, principalmente por dos razones: es más económico que el iPhone y graba en UHD (Ultra High Definition), que es el 4K de los smartphones.

Comenzamos con las cámaras.

El Samsung Galaxy S5 dispone, como es habitual, de dos cámaras, una frontal y una trasera. lente 2

La cámara frontal no se suele usar para realizar grabaciones salvo que sean un selfie o para videoconferencias, ya que en la mayoría de los smartphones tienen poca resolución. Aun así,  en el caso del S5, la cámara frontal es capaz de grabar en FullHD (1080p a 30 fps). La cámara trasera es la idónea para realizar esas grabaciones de calidad. Sus 16 Megapíxeles la hacen capaz de grabar vídeo en varia resoluciones y con diferentes velocidades de cuadros (fps).

lente 4

Estos son los formatos de grabación posibles.

640 x 480 (SD), 1280 x 720 (HD), 1920 x 1080 (Full HD) y 3840 x 2160 (UHD), que dicho de otra manera sería: 480p, 720p, 1080p y 2160p.

En el caso del UHD hay que tener en consideración la tendencia que emplean todos los fabricantes por cuestiones de marketing, que es la de llamar grabación en 4k a lo que realmente no es 4k, el UHD y si bien es cierto que los pixels verticales del UHD y del 4K coinciden, no es así en los horizontales, teniendo el 4K un “poco más de definición”.
4k= 4096 x 2160 pixels  –  UHD= 3840 x 2160 pixels. Aun así, la calidad no deja de ser sorprendente, manteniendo además los 30 fps y un color correcto. Por defecto los frames per second o fps en cualquier resolución son de 30, incluido en UHD, lo que da una imagen fluida, sin sensación de “tirones”.

En 1080p (FullHD) se puede grabar hasta a 60 fps produciendo un vídeo muy fluido, idóneo para grabaciones de acción o deporte. Pero también es posible grabar vídeo a 720p (HD) y 120 fps. Si los reproducimos a la velocidad estándar de 30 fps, conseguiremos un estupendo vídeo a cámara lenta (cuatro veces más lento).

Distintas resoluciones de video

La electrónica de la cámara.

Adentrándonos en la parte electrónica de la cámara es vital hablar del sensor o captador de imágenes, que es el encargado de convertir la luz que pasa por las lentes en una señal eléctrica para formar las imágenes digitalmente y almacenarlas.

El S5 incoropora el sensores CMOS  con tecnolgia ISOCELLCentrándonos en la cámara trasera, ésta dispone de un sensor CMOS con un tamaño de 1/2,6 pulgadas, (el tamaño de píxeles es de 1,1µm). En óptica es equivalente a unos 31 milímetros y su apertura máxima es de f/2,2. Como resultado, las imágenes y grabaciones de vídeo son de calidad, pero al igual que en la mayoría de los smartphones, los mejores resultados se obtienen con una iluminación adecuada.

Las pequeñas dimensiones de los smartphones (comparados con una cámara profesional) requieren sensores pequeños, algo que es determinante para la luminosidad de la cámara, pues a sensores más pequeños peor es la luminosidad. No obstante, la tecnología de los sensores ha avanzado lo suficiente como para que esto no sea un grave problema.

Para otra ocasión dejaremos el tema de las ayudas a la grabación, como son la estabilización de imagen, corrección del color, etc., ya que aunque importantes, no hay nada que no se pueda arreglar con un programa de edición de vídeo.