• 19 de abril de 2024 16:53

Electricidad en las olivas para extraer más y mejor aceite

Como consecuencia del exigente mercado y del alto consumo, el sector del aceite de oliva ha necesitado un enfoque innovador para obtener un mayor rendimiento de la cosecha de aceitunas y por ende, de aceite. A través del proyecto Oilpulse, financiado por la Unión Europea, han desarrollado un sistema que aplica descargas eléctricas a las aceitunas, método que provoca que las células de la oliva que contienen el aceite se rompan, simplificando la extracción de aceite y aumentado la producción del mismo. Ya ha finalizado la fase de investigación y desarrollo del proyecto, pero la planta piloto de Aceites Malagón se mantiene activa, trabajando en la obtención de datos en base a diferentes cosechas para avalar la rentabilidad del proyecto antes de su comercialización.

El proyecto Oilpulse lo llevan a cabo la oficina española de Ateknea Solutions, con la colaboración de Aceites Malagón y otros 3 socios, la Universidad Técnica de Berlín, D’Addato Agroalimentare y el fabricante de maquinaria oleícola Hakki Usta.

Además de la ventaja del aumento en la cantidad de producto, hay que resaltar la tecnología que se emplea y lo que de ella se deriva, esto es, con ella se obtiene un aceite de mayor calidad dado que permite transformar las olivas a temperaturas más bajas (denominado “prensado en frío”). Así, se generan menos desechos y el aceite que se obtiene es más rico en fitonutrientes, alargando la vida útil del producto final. También, reduce el consumo energético de las plantas procesadoras.