• 22 de febrero de 2024 07:29

Tecnología Clip para impresión 3D

Siempre que me hacen alguna entrevista, la pregunta: «¿Para cuándo una impresora 3D en cada casa?» Y siempre doy la misma respuesta: con la tecnología actual, nunca.

Ya hace tiempo que me vengo quejando de que desde hace unos años la tecnología de impresión 3D no evoluciona. Solamente en el sector profesional de gama alta (impresoras de 300.000-400.000 EUR) se van haciendo avances, paso a paso. Pero el cambio tecnológico que permitirá pegar un salto no llega. En las ferias, se ve claramente. Hay más fabricantes (y la mayoría van a lo fácil, máquinas de PLA de gama baja), hay más marketing, diseño… pero la tecnología es cada año la misma, se invierte poco en lo difícil.

Para los que seguimos el tema, cada semana hay alguna noticia de alguna nueva tecnología revolucionaria que cambiará la impresión 3D. La mayoría, vía Kickstarter, Indiegogo o similares. Y la gran mayoría quedan en nada… Soy un gran defensor de estas plataformas, pues mejoran las probabilidades de un emprendedor de poder empezar su empresa. Pero mi experiencia es muy variada, por cada producto bueno salen unos cuantos que no valen nada. Para mí el problema es que la mayoría de proyectos son poco profesionales y, si el proyecto tiene mucho éxito, les cuesta pasar de la fase «garaje de casa» a la fase de industrialización de la producción, y mueren de éxito.

Pues bien, esta semana han presentado la nueva tecnología CLIP de impresión 3D y, según mi opinión, es un paso adelante y promete. Se trata de un método de impresión 3D que utiliza la luz para curar una resina fotosensible. Eso ya existe, son las impresoras SLA! Pues no, la gente de carbon3D van un paso más allá.

clip2

Como podeis ver el proceso es muy similar al de las impresoras SLA, con una diferencia: en vez de gestionar la entrada de luz para curar el líquido, la impresora gestiona la entrada de luz y oxigeno. La luz cura el líquido, pero las zonas con oxigeno no se solidifican. De esta manera, se acelera el proceso y se  evitan la típica impresión por capas, permitiendo imprimir continuamente y no capa a capa:

Las ventajas principales son la mejor calidad de impresión y mucha más rapidez. También dicen que se podrá trabajar con una gran variedad de materiales, aunque esto está por ver porque no dan más detalles. Desventajas? Están en roda de financiación, aún no las cuentan 🙂

Comentar que aún es un proyecto, así que su comercialización puede que vaya para largo. Tampoco se tiene idea del precio, precios de materiales etc… Pero hay empresas de venture capital importantes apostando por ellos, Sequoia Capital y Silver Lake han invertido entre los dos 41 millones de USD hasta la fecha. Vale la pena seguirles la pista.

Os dejo un vídeo espectacular dónde hacen una demo imprimiendo una Torre Eiffel. Ojo al cronómetro en el vídeo. No son horas, son minutos !!

Mientras hace unos años se pedían pasteles con fotografías o con impresiones (2D) encima de la tarta, se pasó a que la tarta fuera el objeto (haciendo figuras con fondant de colores, por ejemplo). Ahora, gracias a la impresión 3D se pueden fabricar toda clase de tartas de lo más detalladas y de lo más dulces. El objeto en sí es comestible y adopta formas antes impensables.

Y ocurre lo mismo con las monas de Pascua. Actualmente, se intenta no regalar el típico huevo de chocolate o pastel estándar. La diferenciación es la clave, y es aquí dónde entran en juego las impresoras en 3D de comida. Estas impresoras permiten a los pasteleros, no sólo elaborar figuras de chocolate personalizadas, sino crear auténticas y deliciosas obras de arte con formas inimaginables hasta el momento de manera sencilla y rápida. Sin las impresoras en 3D la elaboración es mucho más laboriosa y es imposible llegar al nivel de perfección que dan.

Además, algunas de estas impresoras no sólo imprimen con chocolate: también utilizan azúcar de colores y sabores, cremas (como la de cacahuete), hacen galletas listas para hornear, pasteles…

Aunque si sois más partidarios de las clásicas figuritas de personajes de plástico, siempre podéis utilizar alguna de las impresoras 3D que entresD pone a vuestra disposición y… ¡crear auténticos muñecos personalizados, como nuestra Up! Mini y la ayuda de un scanner