• 21 de julio de 2024 01:15

El Sol destruye al cometa ISON

Comentábamos hace unos días en una de nuestras noticias, que el cometa ISON había sido grabado desde la Estación Espacial Internacional y que, aún teniendo la esperanza de poder observarlo desde la Tierra y que se convirtiera en uno de los mayores acontecimientos astronómicos de este siglo, no se creía del todo posible, debido a que se estimaba que pasara por el Sol y este lo destruyera. Y así ha sucedido. El Sol ha evaporado al cometa ISON, hecho confirmado por la NASA.

La desaparición del cometa ha sido monitorizada por la NASA al milímetro. De tal modo, se conoce que ISON contaba con un núcleo helado de 1,2 km de diámetro, antes de acercarse al Sol, pero al acercarse a poco más a poco más de un millón de km. del Sol, tuvo que soportar temperaturas cercanas a los 2.700 grados centígrados, lo que provocó que el núcleo se volviera mucho más activo y brillante, signo de descomposición por la acción de la radiación solar. La NASA informa que durante todo el acercamiento al Sol, el cometa llegó a perder unos tres millones de toneladas de masa por segundo y que «todo lo que quedaba era una nube de escombros sin núcleo», según C. Alex Young, del Centro Goddard de la NASA.

Se ansiaba poder observarlo desde la Tierra y se esperaba después de su paso por el Sol, que aún quedase aunque fuera, un trozo por ver, pero no ha podido ser. La NASA emitirá un informe detallado de su paso el Sol y sus etapas hasta el momento de su evaporación total.