• 21 de julio de 2024 02:21

Utilidades de las particiones de disco duro y cómo se generan

En muchas ocasiones, y aun teniendo espacio en los discos duros de ordenadores de sobremesa y portátiles, se realizan las ya bien conocidas particiones de disco. Esto se hace con el fin de usar una parte de la capacidad del hardware para almacenamiento y la otra para procesamiento. Además, es un método que permite, si uno quiere restablecer la configuración, reinstalar el sistema operativo o formatear el equipo, hacerlo en el disco principal, el de procesamiento, sin necesidad de primero volcar toda la información a una copia de seguridad, puesto que se va a realizar el proceso sobre el otro disco y las particiones secundarias no se verán afectadas. Esto claro está, en los casos en los que existan particiones con la división que hemos comentado y, siempre y cuando, no se desee llevar al ordenador a su estado de fábrica 100%.

Para todo existe una herramienta, por lo tanto, para particionar un disco duro también. Y conociendo la velocidad de cambio actual, el mercado ofrece, en el caso que nos ocupa como en cualquier otro de la rama tecnológica, un software nuevo y/o actualizaciones. Realizar una partición de disco en nuestro equipo es una tarea en la que debemos tener en cuenta, al menos, estas premisas:

-Realizar la partición sin necesidad de formatear el disco duro.
-Que el proceso sea 100% seguro y sencillo de realizar, sin causar daños a los datos.
-Funcional, es decir, que permita cambiar libremente el tamaño de la partición, ampliar el disco del sistema y administrar el espacio en disco, ya sea con el formato MBR o el GPT.
-Que sea compatible con nuestro sistema operativo.
-Formato de partición: MBR o GPT. Dos formatos de funcionamiento y edades diferentes.

matrix-2502954_1920

El MBR (Master Boot Record) es el más antiguo, de 1983, estando aún operativo como opción para particionar discos duros, aunque se empieza a quedar obsoleto a causa de varias limitaciones (el tamaño máximo con el que puede trabajar es de 2 TB, se puede forzar con software pero no es recomendable; solo puede trabajar con 4 particiones primarias y si se quisieran más, tendrían que ser particiones extendidas) y de las nuevas versiones de los sistemas operativos que también se modernizan pasando, en ocasiones del sistema BIOS (Basic Input/output System) al nuevo estándar UEFi (Unified Extensible Firmware Interface), el cual soluciona las limitaciones de la BIOS, incluida la seguridad.

El GPT (Guide Partition Table) formato que actualmente carece de limitaciones en sí mismo, excepto aquellas que se deriven de su relación con los diferentes sistemas operativos. Es mucho más fiable que el MBR, ya que a diferencia de éste, GPT crea múltiples copias en todo el disco con el objetivo de recuperar automáticamente la partición, desde cualquier de dichas copias, en caso de fallo.

Algunos de los sistemas operativos que lo soportan son Windows 64 bits y de Windows vista en adelante, las versiones más actuales de Linux y Apple.

epm-free_2

Señalar que el propio sistema operativo, al quedar instalado, ya crea por sí mismo, una partición. De todos modos, los pasos básicos serían, en Windows por ejemplo:

-Buscar la herramienta “Crear y formatear particiones del disco duro” o seguir la ruta Panel de Control/ Sistema y Seguridad/ Herramientas administrativas/ Administrador de equipos.
-Una vez abierta la ventana del administrador, seleccionar Almacenamiento/ Administración de discos. Aquí ya nos mostrará el sistema todos los discos físicos instalados y las particiones básicas realizas al instalar el S.O.
-En la partición que aparece como “C:”, botón derecho en “Reducir volumen”. Aprovecharemos el espacio que esté vacío y crearemos la partición a partir de él.
-Pasar del espacio liberado a una nueva partición: se mostrará como “no asignado”. Botón derecho sobre él y seleccionamos “Nuevo volumen simple” para que se cree la nueva partición. Indicamos el tamaño que queremos utilizar y la letra de identificación.

Aunque los sistemas operativos traen consigo las herramientas para crear particiones de discos, es recomendable el uso de las aplicaciones externas a ellos, ya que a la sencillez de proceso que ofrecen, hay que sumarles que reconocen los formatos antes descritos (MBR y GPT) y los sistemas de archivos (FAT, NTFS y EXT), que son los más comunes. Recomendamos el uso de estas herramientas externas al sistema porque aportan seguridad, fiabilidad y una interfaz sencilla de usar que nos guía en todo el proceso de creación de una o varias particiones, así como en redimensionar, dividir, combinar, eliminar, encoger, y extender particiones.