• 19 de abril de 2024 16:48

Las gasolineras del espacio

Es posible que suene extraño o que, en un principio, este tipo de noticias nos parezcan como salidas de un relato de ciencia ficción. Pero no deberían sorprendernos porque si el hombre fue capaz de llegar a la Luna en 1969, si ha construido una estación espacial internacional, si ha sido capaz de hacer repostar a los aviones en el aire y de hacer posible que los astronautas trabajen en el vacío del espacio fuera de sus naves, entre otras muchas cosas, con la tecnología de cada época, a partir de ahora y en adelante, con lo avanzada que será la tecnología y los sistemas, por qué no será posible poner en órbita estaciones para repostar para naves espaciales?

Según científicos del MIT, como las misiones serán cada vez más complejas y requerirán mayor libertad de movimiento y de cambios de rumbo por parte de las naves espaciales, el cargarlas de todo el combustible que necesitarían no sería viable por el exceso de peso que éste sumaría. Así que lo que se están planteando es una especie de gasolinera espacial, compuesta por una estación básica («Propellant Depot») situada en algún lugar entre la Tierra y la Luna, permitiendo así a las naves recoger el resto del combustible para continuar su trayecto. Con la reducción de combustible, las naves podrían cargarse con mayores equipos y/o materiales para experimentos científicos. Esta estación está pensada para una serie de misiones independientes que podrían explorar la superficie de la Luna en una o dos semanas.

Orbital_propellant_depot_-_Space_transportation_system_1971

Otra finalidad de estas estaciones es permitir a las naves depositar en ellas el depósito de combustible de emergencia, que normalmente se deja en la Luna o se quema cuando la nave vuelve a entrar en la Tierra. Esto permite que la siguiente nave lo recoja como su propio material de emergencia y así sucesivamente. Los lugares elegidos para establecer las estaciones para repostar son los «puntos de Lagrange», entre la Tierra y la Luna. Estos puntos se refieren a las regiones del espacio donde las fuerzas gravitatorias, en este caso las de la Tierra y la Luna, se anulan mutuamente, permitiendo a una nave permanecer en un lugar estable, sin modificar su posición relativa con respecto a la Tierra y la Luna.

El sistema para repostar sería traspasar el tanque de combustible de la estación a la nave, con un brazo robótico y la supervisión de los astronautas. De todos modos, los científicos del MIT señalan que aunque posible, no sería fácil el mantener estas estaciones por la conservación y el mantenimiento que requerirían in situ, además de la característica del combustible, esto es, si no se mantiene a temperaturas suficientemente frías, se puede evaporar. Pero como a los seres humanos nos gustan los retos y más cuando se trata de movernos más y mejor por el espacio, estos científicos ya afirman que se encontrarán soluciones a estos desafíos para ponerlas en marcha.

Orbital_propellant_depot_1970_concept_(MSFC-9902049)
Proyecto de estación para repostar combustible de 1970